martes, 16 de junio de 2015

En España comienza algo grande después del 15M

Imagen de Carlos Delgado. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 

En mayo de hace cuatro años, cuando participaba como redactora jefe en Suite101 en la sección de Política, a la avalancha de artículos que tenía que revisar, escritos por colaboradores de varias partes del mundo, que cubrían los acontecimientos más importantes del momento, entre ellos la secuela del tsunami que azotó a Japón, se sumó el Movimiento 15M.

Desde el principio los compañeros suiteros mostraron un enorme entusiasmo al saberse parte de un acontecimiento histórico que, conforme pasaban los días, demostraba la convicción y organización de los Indignados que tomaban las plazas de toda España. Las crónicas eran coloridas, emocionantes pero también dejaban testimonio de la violencia para desalojarlas. Las colaboraciones incluían las diversas demandas y los colectivos que se manifestaban. Quedaba claro el hartazgo ante el abuso de los bancos, el comercio y, por supuesto, el bipartidismo.

En esta Aldea compartí una crónica de una bloguera amiga, a quien es una delicia leer por sus exquisitos conocimientos musicales, literarios y de la vida, que nos decía "Esta noche hace Sol". Gracias a Carlota Bloom y Lola Mari, Esther Escorihuela, autoras de los blogs En ocasiones... leo libros; AB Música y Más y Sapere Aude!, respectivamente, conocí a la Marea Verde, movimiento en defensa de la escuela pública, que sin duda está en la mente de quienes votaron por quienes ahora tienen en sus manos luchar por la educación.

Ahora a cuatro años de ese 15M me ha dado mucho gusto seguir las noticias de las campañas y las elecciones del 24 de mayo; del resultado en las principales ciudades, entre ellas Madrid y Barcelona. Veo desde esta orilla lo que logró este Movimiento y me alegro mucho porque, por lo menos por lo que leo en la prensa española y la de este país hay esperanza de hacer las cosas más cercanas al pueblo, con espíritu de servirlo con inteligencia y prudencia.

No siento envidia (pero qué ganas de que aquí brillara la luz de la democracia real) por los resultados que han obtenido allá, trabajaron para este primer paso, que podrá ser de gigante ahora que se presenten a las urnas para las elecciones generales, si quienes prometieron y fueron votados cumplen, para que de verdad demuestren que algo grande nació ese 15 de mayo.

Publico esta entrada con la única intención de saludar a los amigos españoles, a quienes he conocido gracias a esta Aldea y a sus blogs, a los exsuiteros, muchos de quienes ahora publican en Galakia, la nueva plataforma dirigida por Eva Fontiveros y Pablo López y en general a quienes saben que la democracia se alimenta diariamente con trabajo, honestidad y alegría.


6 comentarios:

El guachimán dijo...

Gracias por tu dedicatoria y tu entusiasmo, María Eugenia. El cambio democrático que experimentó España en 1978 nos aportó muchas mejoras en derechos, participación, modernización, integración en el panorama mundial, economía... Nadie en su sano juicio podría negar que el juancarlismo ha sido, mirada en su conjunto, la mejor etapa de la historia de España. Quince años después, en 1993, empezaron a destaparse los primeros casos de corrupción, problema que, en realidad, venía de mucho antes y que, unido a la crisis y a esa rapiña de los poderosos de la que tú hablas, amenaza seriamente con cargarse un modelo social, político y económico que ha funcionado razonablemente bien. ¿Ocurrirá? El éxito de opciones alternativas y muy críticas con esos males puede ser una seria vía de solución, pero no será fácil, porque, entre otras cosas, a estas opciones también les tocará aprender y mejorar. De cualquier modo, hay otra cosa innegable: de 2011 a 2015, el optimismo en España ha pegado un buen subidón. Ojalá tengamos ocasión de contemplar pronto algo parecido en México. Un abrazo.

Lola Mu dijo...

Mi querida María Eugenia: qué emoción leerte. Cuatro años, ¡parece mentira! Fueron días intensos aquellos y lo han sido estos.
¡Qué ilusión me ha hecho que nos recuerdes hoy en tu aldea! Añoro aquellas "ciberconversaciones" blogueras y , sobre todo, recuerdo con muchísimo cariño nuestro encuentro en Madrid. Agradezco un mundo tus palabras y te mando un enooooorme abrazo desde este lado del Atlántico.
Muchas gracias de nuevo, mi querida amiga.

María Eugenia Mendoza dijo...

Querido Guachimán:
Esta red es maravillosa porque gracias a ella es posible conocer de "viva voz" el sentir de personas que han experimentado toda suerte de transformaciones de su país y de su entorno más inmediato. Gracias por aportar este comentario. Llegué a tu blog vía otros blogs amigos, preocupados, pero sobre todo, ocupados en la educación, en su más amplia acepción.
Ojalá que el camino abierto con optimismo sustentado en la lucha sea el de una España más justa.
Aquí en México, quieras que no se toman muchos ejemplos de tu tierra, hasta ahora han sido, por parte de quienes desgobiernan, los malos ejemplos, espero que los ciudadanos aprendamos y repliquemos experiencias ciudadanas, que son las que pueden poner, aunque sea un poco, en jaque a esos delincuentes.
Va un abrazo.

María Eugenia Mendoza dijo...

Queridísima Lola:
Traía palabras atravesadas que necesitaban salir para expresar el gusto que me da que las cosas comiencen a cambiar, espero que para bien, que toda esa lucha de la marea verde y las de otros colores, iluminen el camino de recuperación de derechos ganados y defendidos.
Yo también atesoro esos momentos, breves pero riquísimos en que pasamos de la virtualidad a la realidad a partir de ese Kilómetro Cero, en esa Plaza del Sol tan rica en muchos sentidos.
Espero que todo vaya bien en casa y que el fin de cursos en el Instituto haya sido muy satisfactorio para todos.
Va un abrazo fuerte.

Esther Escorihuela dijo...

Muchas gracias por tu mención, María Eugenia. Fueron días llenos de ilusión, de consignas esperanzadoras y de confianza en que se podía cambiar el rumbo. Parecía que iba despacio, pero en realidad el movimiento 15M quiere llegar muy lejos. La marea verde se ha hecho grande con mareas de todos los colores. Cada vez somos más. Sabemos que no va a ser fácil, pero el cambio es posible.
Un fuerte y emocionado abrazo.

María Eugenia Mendoza dijo...

Querida Esther:
Gracias a ustedes por esta amistad a distancia que permanece y crece cada vez que sé de ustedes. Por ti, por tu blog, por la experiencia en Suite y la gente maravillosa que quedó de ella me siento cercana a ese maravilloso 15M que comienza a dar frutos.
Tienes razón, no será fácil, sobre todo por los monstruos conocidos como FMI, BM y otros bancos, instituciones financieras y transnacionales que cómo nos chupan los recursos, las esperanzas y hasta el aire que respiramos.
Va un abrazo cariñoso.