lunes, 16 de enero de 2012

Códices en la Biblioteca Digital Mundial



La Biblioteca Digital Mundial es uno de esos fascinantes sitios que hay que tener en mente a la hora de realizar trabajos de investigación. En esta ocasión, comparto con los visitantes de esta Aldea dos ejemplos de códices digitalizados, auténticos tesoros de un enorme valor histórico y estético.

 
Códice Colombino, siglo XI

Descripción

  • Esta pintura fue elaborada para registrar la hazaña política y militar en el siglo XI del señor mixteco Ocho Ciervo (también conocido como Garra de Tigre), como así también las de otro gobernante, Cuatro Viento, junto con las ceremonias religiosas que marcan estas hazañas. El códice, que se piensa que fue creado en el siglo XII, fue adquirido por el Museo Nacional alrededor de 1891 y fue reproducido en 1892. La vida de Ocho Ciervo, descrita en todos los códices mixtecos prehispánicos que se conocen, incluyó su conquista de dos importantes reinos mixtecos: Tilantongo y Tututepec. A través de ésta y otras conquistas y alianzas maritales que promovió, Ocho Ciervo logró la unificación política entre numerosos reinos mixtecos del período post-clásico. El eminente historiador y arqueólogo mexicano Alfonso Caso (1896-1970), un pionero en el estudio de las culturas prehispánicas en el área de Oaxaca, demostró que este códice y el códice Becker I (en el Museo für Völkerkunde en Viena, Austria) son fragmentos de uno solo. La colección de Caso puede verse en la edición de códices de 1996 de Miguel León-Portilla, en el que los fragmentos se volvieron a reunir por primera vez y se nombraron, en honor al gran maestro, Códice de Alfonso Caso.
Leer artículo completo y consultar consultar el códice

Códice Huexotzinco, 1531

Descripción


  • El Códice Huexotzinco es un documento de ocho páginas sobre amatl, un tipo de papel pre-europeo fabricado en Mesoamérica. Forma parte del testimonio en un caso legal contra los representantes del gobierno colonial en México, diez años después de la conquista española en 1521. Huexotzinco es una ciudad al sureste de Ciudad de México, en el estado de Puebla. En 1521, los indios nahua de la ciudad fueron los aliados del conquistador español Hernando Cortés, y juntos se enfrentaron a sus enemigos para vencer a Moctezuma, líder del Imperio Azteca. Tras la conquista, las gentes de Huexotzinco pasaron a formar parte de los estados de Cortés. Durante 1529-30, cuando Cortés se encontraba fuera del país, los administradores coloniales españoles intervinieron en las actividades diarias de la comunidad y obligaron a los nahuas a pagar impuestos excesivos, en forma de bienes y servicios. Cuando Cortés volvió, los nahuas se unieron a él en un caso legal contra los abusos de los administradores españoles. Los demandantes tuvieron éxito en su demanda en México, y también más tarde cuando se juzgó de nuevo en España. El registro muestra (en un documento descubierto en las colecciones de la Biblioteca del Congreso) que en 1538, el rey Carlos de España estuvo de acuerdo con el juicio contra los administradores españoles y ordenó que dos tercios de todos los tributos recogidos fueran devueltos a las gentes de Huexotzinco.
Consultar el códice



4 comentarios:

sergio astorga dijo...

María Eugenia, fundamental como las caracolas la digital biblioteca. Yo como humilde tlacuilo me pongo de azabache como el tecolote de antaño.

Abrazo digitalizado.
Sergio Astorga

María Eugenia Mendoza dijo...

Querido Sergio:
Son sorprendentes los tesoros culturales al alcance de un clic gracias a iniciativas como esta biblioteca.
Un colorido abrazo.

Myriam Mahiques dijo...

Hola María Eugenia, he entrado en la Biblioteca digital varias veces, con mucho placer, a ver las imágenes hermosas que tiene, más que a leer. Gracias por compartir el link y los Códices.
Un beso,
Myriam

María Eugenia Mendoza dijo...

He hecho lo mismo en varias ocasiones, paseo por la biblioteca y quedo fascinada frente a imágenes, incluso de libros escritos en hebreo, búlgaro, ruso y otros idiomas que simplemente se ven hermosos.
Un cariñoso abrazo, querida Myriam.