jueves, 18 de marzo de 2010

El mundo invisible de René Magritte, en el Palacio de Bellas Artes

Museo del Palacio de Bellas Artes
Eje Central y Avenida Juárez, Centro Histórico
Del 18 de marzo al 11 de julio de 2010

· Formada por 152 objetos procedentes de más de treinta colecciones de nueve
países
· Coloquio internacional en torno a su obra, en abril en la Sala Manuel M. Ponce 

Por primera vez en México y Latinoamérica se presentará una amplia exposición retrospectiva de la obra del artista belga René Magritte, uno de los más destacados representantes del surrealismo en el mundo.

El Museo del Palacio de Bellas Artes es el recinto que ofrece, a partir del 18 de marzo, la exposición El mundo invisible de René Magritte, conformada por 152 piezas entre pinturas, dibujos, grabados, partituras y una maqueta, además de fotografías personales y filmes del artista, procedentes de 34 instituciones y colecciones particulares de nueve países.

Magritte es uno de los artistas más representativos del surrealismo en el mundo. Su originalidad al crear relaciones inesperadas entre los objetos y la pintura constituyó el eje de su producción. A partir de la agudeza irónica y el pensamiento paradójico, desplaza elementos tomados del imaginario cotidiano a escenarios derivados del mundo de los sueños, la fantasía y el subconsciente.

La exposición, organizada por Conaculta y el Instituto Nacional de Bellas Artes, permitirá conocer las distintas propuestas del artista a lo largo de tres etapas, desde sus primeras búsquedas en el entorno de las vanguardias, el surrealismo y sus trabajos como ilustrador, hasta la publicación de Las palabras y las imágenes –auténtico manifiesto de su ideario pictórico–, publicado en 1929 por la revista La revolución surrealista.

La segunda etapa dará cuenta de la utilización y análisis que hace de los objetos y sus distintas representaciones. Este apartado concluye a finales de los años cuarenta, cuando experimentó cambios radicales en su pintura, producto del desencanto de la posguerra, y que dieron como resultado el periodo conocido como El surrealismo a pleno sol.

Se exhibirán también obras ejecutadas durante las dos últimas décadas de su vida, cuando reflexiona sobre la imposibilidad de la representación mimética, al evidenciar el sin sentido del mundo real.
Además, el recorrido comprenderá una selección de fotografías en las que se presenta a Magritte en un ámbito cotidiano, llevando a cabo su oficio, con los miembros del grupo surrealista belga y acompañado de sus amigos, su esposa y sus perros, además de retratos de fotógrafos que establecieron una relación con él. Destacan las fotografías tomadas durante la filmación de la película Magritte o la lección de las cosas, de Luc de Heusch
(1959).

 
 
Para seguir leyendo esta nota de prensa, haga clic:
http://www.bellasartes.gob.mx/INBA/prensa/bole1.pdf

No me quedo con las ganas de incluir este video:

Don't go away, de Oasis, un homenaje a Magritte:

6 comentarios:

Magda Díaz y Morales dijo...

Qué bien que esté en México esta exposición, debe de ser un gran placer estético estar frente a la obra de René Magritte. No es de mis artistas preferidos, pero es un gran artista.

Un abrazo

María Eugenia Mendoza dijo...

Hola Magda:
Gracias por tu visita.
Siempre me ha llamado la atención la obra de este artista. Espero ir pronto a Bellas Artes para recorrer y disfrutar esta muestra y por supuesto el Palacio, que es maravilloso.
Te mando un abrazo.

Esther dijo...

¡Qué afortunados, MªEugenia! Siempre me ha fascinado la obra de este artista.
Un abrazo.

María Eugenia Mendoza dijo...

Hola Esther:
Qué gusto encontrarte por aquí. Voy a hacer todo lo posible por ir mañana o el domingo al Palacio de Bellas Artes y regodearme con la obra de este inquietante artista.
Va un abrazo cordial.

sergio astorga dijo...

María Eugenia, asomado a la ventana, sin sombrero de copa.
Como si fuera otro sueño de Magritte llego desde Apostillas a tu Aldea a saltar con las letras por largo rato.
El Palacio me queda ahora un poco lejos pero en el tranvía virtual llegaré algún día.

Volveré a tu Adea.

Un abrazo apalabrado.
Sergio Astorga

María Eugenia Mendoza dijo...

Hola Sergio:
Es una enorme alegría recibir visitas desde Apostillas Literarias, gracias por animarte a asomarte y a dejar este grato comentario.
Recibe un cariñoso saludo.