viernes, 8 de marzo de 2013

En el Día Internacional de la Mujer, ¿cómo define a la mujer el diccionario?


Doodle de Google por el Día Internacional de la Mujer 2013

Consultar en el diccionario la palabra mujer no deja de provocar malestar, cuando encontramos que en cuatro ocasiones, al referirse a las actividades que realiza, se remite a la palabra prostituta. El lenguaje sexista en el diccionario de la Real Academia Española está presente en múltiples entradas, a pesar de que supuestamente se han revisado varios artículos relacionados, por ejemplo, con oficios y actividades profesionales.

El DRAE y otros diccionarios recogen las voces del pueblo, por tanto en los hablantes recae parte de la responsabilidad de eliminar connotaciones negativas al referirse a la mujer y a sus actividades, mientras que a los académicos corresponde realizar las modificaciones pertinentes en ediciones próximas.

En el artículo Y, ¿qué aportaría María Moliner al debate sobre el sexismo?, publicado en el sitio de la Fundéu, se lee lo siguiente:
¿Qué haría María Moliner si pudiera tener voz en este debate? No tiene sentido hablar en su nombre, pero su Diccionario, publicado entre 1966-1967, nos da algunas pistas. Resulta reconfortante comprobar cómo la autora, sin planteamientos feministas de por medio, pero dueña de una claridad mental privilegiada, es capaz de definir de nueva planta definiciones completamente anquilosadas. Así, mientras la RAE utiliza la voz coloquialmarisabidilla como una crítica general hacia el sexo femenino, al definirla como 'mujer que presume de sabia', Moliner hila más fino y puntualiza: 'Mujer de poca cultura, pedante o redicha, que habla con presunción'. No lo atribuye a cualquier mujer, sino a algunas. Lo mismo sucede con la definición que hace el DRAE de la voz coloquial hazana: 'faena casera habitual y propia de la mujer', y que Moliner, como recordó Pilar García Mouton el 16 de enero durante un homenaje a la lexicógrafa celebrado en Madrid, redactó así: 'faena. Trabajo casero'. Simplemente eso,  ni propio de la mujer ni del hombre. Trabajo casero, sin más.
Podrán tacharme de poco original, que lo soy, pero quizá a algún visitante de esta Aldea le resulten de utilidad estas tablas. En la primera aparecen las definiciones de mujer y hombre, de acuerdo con la 22a. edición del DRAE:


mujer.
(Del lat. mulĭer, -ēris).
1. f. Persona del sexo femenino.
2. f. mujer que ha llegado a la pubertad o a la edad adulta.
3. f. mujer que tiene las cualidades consideradas femeninas por excelencia. ¡Esa sí que es una mujer!
4. f. mujer que posee determinadas cualidades. Mujer DE honor, DE tesón, DE valor.
5. f. mujer casada, con relación al marido.
~ de campo.
1. f. La que con frecuencia se ejercita en la caza o en las faenas agrícolas.
~ de digo y hago.
1. f. mujer fuerte, resuelta y osada.
~ de gobierno.
1. f. Criada que tenía a su cargo el gobierno económico de la casa.
~ del arte.
1. f. prostituta.
~ de letras.
1. f. La que cultiva la literatura o las ciencias humanas.
~ del partido, o ~ de punto.
1. f. prostituta.
~ de su casa.
1. f. La que con diligencia se ocupa de los quehaceres domésticos y cuida de su hacienda y familia.
~ fatal.
1. f. Aquella cuyo poder de atracción amorosa acarrea fin desgraciado a sí misma o a quienes atrae. U. referido principalmente a personajes de ficción, sobre todo de cine, y a las actrices que los representan.
~ mundana.
1. f. prostituta.
~ objeto.
1. f. La que es valorada exclusivamente por su belleza o atractivo sexual.
~ perdida, o ~ pública.
1. f. prostituta.
pobre ~.
1. f. La de cortos talentos e instrucción.
2. f. La de poca habilidad y sin vigor ni resolución.
buena ~.
1. expr. rur. U. para llamar o dirigirse a una desconocida.
de ~ a ~.
1. loc. adv. Con sinceridad.
2. loc. adv. de igual a igual.
hacerse una ~.
1. loc. verb. Llegar a ser madura y responsable de sus actos.
2. loc. verb. ser mujer.
mujer.
1. interj. U. para indicar sorpresa o asombro, o con un matiz conciliador. ¡Mujer, qué susto me has dado! ¡Mujer, no te enfades!
ser mucha ~.
1. loc. verb. Ser admirable por la rectitud de carácter, por la integridad moral o por sus habilidades.
ser ~ una niña o adolescente.
1. loc. verb. Haber tenido la menstruación por primera vez.
ser toda una ~.
1. loc. verb. Tener valor, firmeza y fuerza moral.
tomar ~ un hombre.
1. loc. verb. Contraer matrimonio con ella.




hombre.
(Del lat. homo, -ĭnis).
1. m. Ser animado racional, varón o mujer.
2. m. varón (‖ ser humano del sexo masculino).
3. m. Varón que ha llegado a la edad adulta.
4. m. Grupo determinado del género humano. El hombre europeo El hombre del Renacimiento
5. m. Individuo que tiene las cualidades consideradas varoniles por excelencia, como el valor y la firmeza. ¡Ese sí que es un hombre!
6. m. U., unido con algunos sustantivos por medio de la preposición de, para designar al que posee las cualidades o cosas significadas por tales sustantivos. Hombre de honor, de tesón, de valor
7. m. coloq. marido.
8. m. p. us. Persona que en ciertos juegos de naipes dice que entra y juega contra los demás.
9. m. p. us. Juego de naipes semejante al tresillo, de origen español, que se extendió por Europa en el siglo XVI.
~ bueno.
1. m. Der. El mediador en los actos de conciliación.
2. m. desus. El que pertenecía al estado llano.
~ de a pie.
1. m. Pluralidad de personas en cuanto representativas de las opiniones y gustos de la mayoría.
~ de armas.
1. m. desus. Jinete armado de todas piezas.
~ de barba.
1. m. desus. El que tiene entereza y serenidad.
~ de campo.
1. m. El que con frecuencia se ejercita en la caza o en las faenas agrícolas.
~ de capa y espada.
1. m. Seglar que no profesaba de propósito una facultad.
~ de guerra.
1. m. El que sigue la carrera de las armas o profesión militar.
~ de la bolsa.
1. m. Arg. hombre del saco.
~ de letras.
1. m. El que cultiva la literatura o las ciencias humanas.
~ del saco.
1. m. Personaje ficticio con que se asusta a los niños.
~ de paja.
1. m. El que actúa al dictado de otro que no quiere figurar en primer plano.
~ de punto.
1. m. desus. El que es puntilloso.
~ lobo.
1. m. El que, según la tradición popular, se convierte en lobo las noches de plenilunio.
~ objeto.
1. m. El que es valorado exclusivamente por su belleza o atractivo sexual.
~ orquesta.
1. m. El que lleva sobre sí un conjunto de instrumentos que toca simultáneamente.
~ público.
1. m. El que tiene presencia e influjo en la vida social.
~ rana.
1. m. El provisto del equipo necesario para efectuar trabajos submarinos.
buen ~.
1. loc. interj. rur. U. para llamar o dirigirse a un desconocido.
pobre ~.
1. m. El de cortos talentos e instrucción.
2. m. El de poca habilidad y sin vigor ni resolución.
como un solo ~.
1. loc. adv. Dicho de proceder un conjunto de personas: Con unanimidad.
de ~ a ~.
1. loc. adv. Con sinceridad.
2. loc. adv. de igual a igual.
hacer a alguien ~.
1. loc. verb. coloq. Protegerlo eficazmente.
hacerse alguien un ~.
1. loc. verb. Llegar a ser maduro y responsable de sus actos.
hombre.
1. interj. U. para indicar sorpresa o asombro, o con un matiz conciliador. ¡Hombre, tú por aquí! ¡Hombre, no te enfades!
no haber, o no quedar, ~ con ~.
1. locs. verbs. desus. Quedar desbaratado un conjunto de personas o haber falta de unión entre ellas.
ser alguien ~ al agua.
1. loc. verb. coloq. Hallarse en una situación desesperada.
ser alguien mucho ~.
1. loc. verb. Ser persona de gran talento e instrucción o de gran habilidad.
ser alguien muy ~.
1. loc. verb. Ser valiente y esforzado.
ser alguien poco ~.
1. loc. verb. Ser cobarde.
ser alguien todo un ~.
1. loc. verb. Tener destacadas cualidades varoniles, como el valor, la firmeza y la fuerza.



En la siguiente tabla no he resistido la tentación de incluir las siguientes entradas del Diccionario Breve de Mexicanismos, en donde podemos advertir una fuerte carga sexista, que quizá resulten jocosas para algunas personas.

mujer: mujer de la calle. f. Mujer que tiene relaciones sexuales a cambio de un pago, prostituta. ||mujer en estado. loc. Mujer en estado interesante, embarazada. Compárese estado crítico. | bendito entre las mujeres. loc. adj. (De un hombre) solo entre damas (en un grupo, o en su familia) || busca mujer por lo que valga, y no sólo por la nalga. ref. Es mucho mejor o más importante que una mujer sea buena, amable, cortés, que su aspecto físico. || el que ama a mujer ajena, siempre anda descolorido; no por el amor que siente, sino por miedo al marido. ref. Es peligroso tratar de conquistar a la esposa de otro. || la mujer es fuego y el hombre estopa, llega el diablo y sopla. ref. Las cosas pueden pasar a mayores cuando entre un hombre y una mujer hay demasiada familiaridad. || la mujer y el melón, bien maduritos. ref. Las mujeres maduras son atractivas. || las mujeres y el vino, hacen errar el camino. ref. Los hombres no deben dejarse dominar por la liviandad ni por la embriaguez [DRAE 1956: la mujer y el vino sacan al hombre de tino]. || lo que valga una mujer, en sus hijos se ha de ver. ref. Se puede juzgar una madre según salgan buenos o malos sus hijos. || mala mujer. f. Nombre de varias plantas espinosas o que producen cierta irritación en la piel. || mujer que quiera a uno solo y banqueta para dos, no se hallan en Guanajuato ni por el amor de Dios. ref. Las aceras de la ciudad de Guanajuato son estrechas y sus mujeres son volubles. || no hables mal de las mujeres, porque hijo de mujer eres. Consejo de sentido claro.

mujerero. m. Mujeriego, hombre que persigue a las mujeres.

mujerón. m. Mujer grande y atractiva.
hombre: a todo se acostumbra el hombre, menos a no comer. ref. Por la necesidad uno acaba por acostumbrarse a lo que en un principio disgustaba. || el hombre no ha de ser de dichos sino de hechos. ref. La calidad se muestra con acciones y no palabras, es mejor hablar poco y hacer mucho. || el hombre que sabe, pronto sobresale. ref. Hay que superarse en el estudio.


Busqué en el Diccionario Panhispánico de Dudas, pero por lo visto para los autores de este diccionario no existe duda alguna sobre el término, la respuesta que nos ofrece en su versión en línea es que "La palabra mujer no está registrada en el DPD" (pero ofrecen algunas voces cuya escritura es cercana, como alma máter, cúter, máuser... Me consuela saber que tampoco incluyen la palabra hombre.

Por último, no puedo dejar pasar la oportunidad de referirme a las faltas de concordancia y verdaderas aberraciones gramaticales que cometen grupos comprometidos con la equidad de género. Se está extendiendo el uso, en textos más o menos formales, de la sustitución de las vocales a y o (en plurales de artículos, sustantivos y adjetivos) por la arroba (@), que no es un signo lingüístico y por tanto carece de fonema; también se está recurriendo a usar la letra equis (x), para el mismo fin, todo por oponerse al plural genérico (masculino).

¿Cómo se leerían los siguientes enunciados?

Tod@s l@s niñ@s tienen derecho a la educación.
L@s ciudadan@s se manifestaron en contra de la injusticia de los desahucios.
L@s artist@s unid@s marchan para manifestar su rechazo a los recortes...


Todxs lxs niñxs tienen derecho a la educación.
Lxs ciudadanxs se manifestaron en contra de la injusticia.
Lxs artistxs unidxs marchan para manifestar su rechazo a los recortes...

Creo que estos ejemplos evidencian la imposibilidad de una lectura clara, sobre todo en voz alta.

La lucha por la equidad, la justicia, la libertad no está reñida con una elemental corrección gramatical. Sería más interesante poner en práctica formas de lenguaje incluyente, que permitan argumentar y que expresen demandas, posturas y compromisos claros.




6 comentarios:

Carlota Bloom dijo...

No sé si es original o no, pero curioso, es un rato. El diccionario es de lo más interesante y da pistas sobre muchas cosas. Y comparto la opinión acerca de María Moliner, creo que nunca insuficientemente valorada. Apapachos, querida amiga.

El guachimán dijo...

Formidable, María Eugenia, me quito el sombrero con toda sinceridad, esencialmente, por dos motivos:
1.- Por la excelente, exhaustiva e interesantísima recopilación de acepciones de los términos hombre/mujer que nos dejas, da para mucho reflexionar.
2.- Por la lúcida crítica que haces de las aberraciones del lenguaje supuestamente no sexista, tan sencilla como cargada de razón y sentido común. Me es especialmente valiosa por proceder de una mujer que es además muy buena conocedora de nuestra lengua y nuestra gramática. Quiero que sepas que aquí en España, donde hace mucho tiempo que esa peste de la corrección política impuso su tiranía, esos horrores están cada vez más fuertes y saludables, y hace falta tener mucho temple y conocimiento para plantarles cara. UNo de los últimos que lo hicieron (en un artículo de "El País") fue Ignacio Bosque, nada menos: daba risa leer las pobres réplicas que le hicieron quienes manejaban para un asunto puramente lingüístico unos argumentos ideologizados difícilmente sostenibles.
Para que veas lo malos malísimos que somos los hombres, te dejo una definición de mujer que dio un papa medieval, Inocencio X, en su obra "De contemptu mundi" (o sea, "Sobre el desprecio del mundo"): "La mujer es una sentina de vicios". ¡Ahí queda eso!, o con un par, que diríamos por aquí.

María Eugenia Mendoza dijo...

Querida Carlota:
Muchas gracias por tu comentario. Sin duda hay mucho que revisar y rencauzar en materia de lengua. María Moliner legó su conocimiento, inteligencia y buen juicio sin necesidad de blandir la bandera del feminismo. Que haya mujeres en la RAE y en las academias americanas no garantiza, como es evidente, una visión respetuosa y objetiva.
El personal docente (nótese el uso de lenguaje incluyente) tiene un enorme trabajo por delante y sé que tú y el círculo de blogueros que apuestan por la educación pública lo están haciendo de maravilla.
Un abrazo, querida amiga.

María Eugenia Mendoza dijo...

Querido Guachimán:
Muchas gracias por tus palabras. Ruborizada estoy al leerlas, porque no hay gran mérito en copiar y pegar estas entradas, pero lo consideré útil para quienes no se toman la molestia de comparar cómo nos definen los académicos de la lengua.
Agradezco que incluyas la definición de ese papa medieval, que seguramente siguen aceptando como válida sus sucesores y fanáticos de dichos elegidos.
En México los horrores gramaticales y de sentido se han dado desde hace años al hacer totalmente engorrosos los textos dirigidos a las ciudadanas y los ciudadanos, a las niñas y a los niños, a las "seras humanas" y a los seres humanos...
Se recuerda como dislate que un expresidente dijera que las mujeres somos "lavadoras de dos patas"; se cree que acuñar el término feminicidio fue un avance en materia jurídica, pero se hace poco para detener esa barbarie de violencia en contra de la mujer.
En fin, como le comentaba a Carlota, hay mucho por hacer y ustedes los docentes juegan un papel fundamental en este ajo.
Un abrazo.

sergio astorga dijo...

María Eugenia, ya dijeron todo y cuando hay todo es mejor hacer mutis.
La palabras siempre tienen cola que le pisen.

Abrazo aldeano de la aldea.(para ser políticamente correcto.)

María Eugenia Mendoza dijo...

Querido Sergio, creo que si las palabras pudieran hablar, seguramente muchas se rebelarían y quedarían mudas ante el sinsentido.
Qué bueno leerte ahora y siempre.
Va otro abrazo ídem.