martes, 7 de septiembre de 2010

Alondra de la Parra, con la Orquesta Filarmónica de las Américas. Gira Bicentenario 2010

 Programa de mano, Sala Nezahualcóyotl, UNAM,
Ciudad de México

Esta noche de lunes tuve la fortuna de asistir a la Sala Nezahualcóyotl de la UNAM, para disfrutar el concierto que ofreció la Orquesta Filarmónica de las Américas, bajo la batuta de su fundadora y directora, Alondra de la Parra (1980), como parte de la Gira Bicentenario 2010, que hasta el momento ha tenido ya tres presentaciones, dos en el recinto universitario (3 y 6 de septiembre) y uno en el Teatro Ocampo, en Cuernavaca, Morelos, el sábado pasado. Quedan tres fechas: el 8 en el Teatro Degollado en Guadalajara, Jalisco; el 12 en el Teatro Macedonio Alcalá, en Oaxaca, Oaxaca y el 16 en el Teatro de la Ciudad, en Monterrey, Nuevo León.

El programa del 6 de septiembre incluyó: Huapango, de José Pablo Moncayo (1912-1958); Clepsydra, de Mario Lavista (1953), quien estaba presente en la Sala; Leyenda de Miliano (Estreno Mundial), de Arturo Márquez (1950), quien también estaba entre el público; Sinfonía No. 2 "Las antesalas del sueño", de Federico Ibarra (1946); Sobre las olas (Arreglo Ljova), de Juventino Rosas (1868-1894); Genómica Mestiza (Estreno mundial), de Enrico Chapela (1974), también presente en el recinto universitario; Imágenes, de Candelario Huízar (1883-1970) y Danzón 2, de Arturo Márquez.

Este concierto abrió y cerró con dos obras emblemáticas, la primera, como bien lo señala la directora, está considerada como un "segundo Himno Nacional" y la última, es una delicia que saborea cada intérprete, cada persona que la escucha. "Márquez hizo acopio de los conocimientos obtenidos dentro y fuera de México, así como de la constante calidad de factura, cohesión estilística y amor -así como la sabrosura- con que dice su mensaje".

Músicos, compositores y directora fueron ovacionados de pie. Para el encore Alondra de la Parra presentó a los integrantes de una orquesta infantil de Ciudad Nezahualcóyotl, quienes ejecutaron la obra de Moncayo, Huapango, con los integrantes de la Philharmonic Orchestra of the Americas, POA (por sus siglas en inglés).
De acuerdo con el programa de mano, la Orquesta Filarmónica de las Américas fue fundada en 2004, con sede en Nueva York. Sus integrantes son originarios de 22 naciones, la mayoría de los músicos es menor a 35 años de edad. Impulsa la educación musical de la niñez a través de sus programas Niños, para pequeños de tercer grado de primaria de escuelas públicas de Washington Heights y del Bronx, y el programa Armonía Social en México.




2 comentarios:

sergio astorga dijo...

María Eugenia, desbordante la carrera de Alondra de la Parra.
No sé si recuerdes, pero la primera Filarmónica de las Américas la fundó el Maestro Luis Herrera de la Fuente. Yo asistí, cuando andaba en la UNAM al Palacio de Bellas Artes a varios conciertos y era extraordinaria.

Abrazo armónico.
Sergio Astorga

María Eugenia Mendoza dijo...

Querido Sergio:
En este ajetreo bicentenario, obras que perduren como esta antología se agradecen. Qué bueno que mencionas al Maestro Luis Herrera de la Fuente, uno de los más grandes directores (y vaya que en México hay muchos), quien a sus 94 años es todo un ejemplo a seguir. También tuve oportunidad de asistir a varios conciertos dirigidos por él. Estoy segura de que directora y músicos son dignos herederos de esta tradición.
Te mando un cariñoso abrazo.