miércoles, 29 de diciembre de 2010

Yoga para gatos, de Christiénne Wadsworth e ilustraciones de Lynn Chang-Franklin

Yoga para gatos
Christiénne Wadsworth, ilustraciones de Lynn Chang-Franklin
España, Océano, 2009
ISBN 978-84-7556-597-2

Amar a los gatos significa convertirlos en el centro de la conversación cuando están cerca de sus "amos", consentirlos, alimentarlos, ofrecerles todo aquello que los haga felices, que hasta eso no es mucho: sillones mullidos, espacios soleados, comida y agua suficientes, arena limpia, el mejor lugar de la cama, cariño y apapachos (cuando ellos lo necesitan). Quizá el único problema de comunicación se da cuando ellos tratan de agradecer las atenciones brindadas y nos dejan obsequios (lagartijas y otros animalitos que se cruzan en su camino), que difícilmente se reciben de buen grado, pero eso no ocurre todos los días, así que hay que tomarlo con calma.

Es tan fácil que los gatos conquisten a la gente. Si son cachorritos basta su presencia para sentir una tremenda ternura por ellos, no importa si están jugando o durmiendo como sólo los felinos saben hacerlo. Cuando son mayores, independientes y se han encargado de amaestrar bien a sus dueños, son criaturas fascinantes y extraordinarias compañeras.

Varios gatitos han pasado por la familia, de todos guardamos gratos recuerdos. Ahora Mini y Lanu son las encargadas de ponernos de buenas, de acompañarnos.

Hace unos meses llegó a casa, directo de la Feria del Libro de Buenos Aires, el libro Yoga para gatos. En sus páginas, autora e ilustradora muestran no sólo el enorme amor por los gatos sino un delicioso sentido del humor expresados en las diferentes posturas ilustradas y en los textos que las acompañan. Comparto la introducción:

Querido lector, ¿te encuentras tenso, nervioso y a la defensiva? ¿Pesas más de lo que debieras y podría decirse que tu aspecto actual es algo descuidado? Si la respuesta a estas preguntas es sí, este libro es para ti. Lleno de posturas milenarias y largamente practicadas, tales como “ensaimashta” (la ensaimada), “denavidastha” (el pavo) o “flipadundra” (el guerrero), este manual de fácil consulta te ayudará paso a paso a conocer el Yoga y beneficiarte de sus ventajas.
Si practicas Yoga con amor y dedicación, pronto verás que, como tus ancestros, serás capaz de desafiar a la gravedad, aparentarás no tener casi estructura ósea y podrás dormir en los sitios más inverosímiles durante horas.
Sigue leyendo, mi pequeño amigo. Comprobarás cómo las siguientes páginas no sólo aportan luz a tus compañeras las personas, sino que llenan de armonía y entendimiento todos los hogares donde conviven felinos y humanos.
Namaste.
Christiénne Wadsworth

Este libro incluye, como se menciona en la cuarta de forros: "un cuadro para localizar los chakras gatunos; consejos para una correcta vocalización y posturas; recomendaciones para novatos e incluso un test del Yoga para valorar sus conocimientos en esta materia".

Muy recomendable esta lectura, que además de divertida permitirá conocer mejor a su gato, el que seguramente, sin saberlo, es un experto en yoga, basta observar cómo se estira después de una siesta de dos o más horas, durante las que mantuvo la ensaimada, una de las posturas favoritas de los felinos, sobre todo cuando hace mucho frío, el cuarto está muy iluminado, los humanos hacen mucho ruido o simplemente cuando es hora de descansar.


Christiénne Wadsworth es humorista, monologuista y guionista de televisión, vive con sus cuatro gatos: Hazzi, Biggs, Soya Sauce y Zorro y dos perros: Washi y Elfie. Cuando no está en casa pasando el aspirador para quitar pelos, practica el Yoga y la danza del vientre.

Lynn Chang-Franklin es ilustradora y autora de Costumes for your Cat y de Bad Kitty, entre otras obras. Los gatos la vuelven loca y es fundadora de la web www.kitty-planet.com

8 comentarios:

Linda dijo...

Todo esta bien lo que termina bien :) Feliz Ano Nuevo!

María Eugenia Mendoza dijo...

Dear Linda:
My best wishes for 2011.
Hugs.

arrumacos dijo...

Por lo que señalas, creo que me hace falta leer este libro, Maru :). Y ojalá a mí también me llegara directo de Argentina...
Confieso que soy más afecta a los perros, pero Gatalina, nuestra gata blanca, lleva más de doce años viviendo con nosotros y todos hemos aprendido algo lindo de ella.
Un abrazote, querida Maru.

María Eugenia Mendoza dijo...

Querida Blanca:
Ahora que nos veamos, si no te ha llegado el libro, te lo presto, me encantó porque refleja un gran conocimiento de estos peludos ronroneadores y un gran sentido del humor.
Adoro a los gatos, además de todo, porque no hay que sacarlos a pasear como a los perros (qué floja soy), si ellos quieren salir se van, casi siempre regresan.
Va un fuerte abrazo y un miau para Gatalina de parte de Mini y Lanu.

arrumacos dijo...

Cierto, no hay que sacarlos a pasear, pero llenan todo de pelos :P
Muchas gracias por lo del libro, Maru, aunque tengo una fila inmensa esperando su turno de lectura :)
Arrumacos para Mini y Lanu y un abrazo para ti.

María Eugenia Mendoza dijo...

Algo malo debían tener.
Creo que todo el mundo tiene una fila enorme de libros esperando su turno, ojalá nos demos el tiempo para disfrutarlos.
Van más abrazos para ti y Gatalina.

Anónimo dijo...

Buf, yo tengo varias filas esperando: menguan, crecen, menguan, crecen...pero no pierdo la esperanza!
Un libro precioso, gracias María Eugenia. Te envío a cambio otro que nos ha gustado: "La vida nocturan de los árboles" de Kalandraka. No te pierdas el vídeo:
http://www.youtube.com/watch?v=om6i3enGZ8c&feature=player_embedded

http://www.kalandraka.com/blog/2011/01/05/un-libro-de-india/

Abrazos.
Lucía y Noa.

María Eugenia Mendoza dijo...

Queridas Lucía y Noa:
Me pareció muy divertido publicar un breve comentario de un libro sin ninguna complicación para terminar el año, era el pretexto ideal para hablar de mis gatitas.
Creo que siempre es bueno tener una fila de libros esperando su turno, así no podemos decir: "no tengo nada que hacer". Ya en serio, ojalá tuviérmos tiempo para cumplirles a los libros que llevamos a casa todas ilusionadas y luego tienen que esperar a ver cuándo les toca que los apapachemos.
Gracias por la recomendación, ahora mismo voy al enlace.
Felices lecturas y muchos abrazos.