viernes, 13 de julio de 2012

Reconocimiento y dignificación de las lenguas minoritarias de Aragón


Manifiesto de la comunidad científica internacional a favor del reconocimiento y dignificación de las lenguas minoritarias de Aragón

Es como un pájaro que pierde las plumas. Ves pasar una de ellas arrastrada por el viento, y adiós: otra palabra que se ha ido.
Johnny Hill, Jr., de Parker, Arizona, uno de los últimos hablantes de “chemehuevi”

Cada dos semanas muere una lengua. Es posible que a finales de siglo hayan desaparecido casi la mitad de las cerca de 7.000 lenguas que se hablan hoy en el mundo, a medida que las comunidades abandonan sus lenguas vernáculas en favor de las mayoritarias.

En el Atlas de las lenguas en peligro del mundo de la Unesco (2010) se incluye el aragonés como una de las que se encuentran en esta situación, posiblemente una de las lenguas de la Unión Europea que presenta peor futuro para su conservación. Por su parte el catalán hablado en Aragón sufre un franco retroceso y castellanización al no disponer de instrumentos adecuados para su normalización.

En total unas 100.000 personas (un 7% de la población total de Aragón) hablan una de estas dos lenguas minoritarias, un patrimonio inmaterial de toda la humanidad de cuya conservación todos, y especialmente los gobiernos, somos responsables.

En 2009 las Cortes de Aragón aprobaron una ley de uso, protección y promoción que reconocía la existencia tanto del aragonés como del catalán y garantizaba el aprendizaje (voluntario) en la enseñanza reglada y determinados derechos de los hablantes, entre ellos el de dirigirse y ser contestados por la Administración (en determinados casos) en sus respectivas lenguas. Esta ley nunca ha llegado a ser aplicada.

El actual Gobierno de Aragón, desoyendo la normativa internacional (Declaración Universal de los Derechos Humanos, Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias…), estatal (Constitución española de 1978) y el propio Estatuto de Autonomía pretende, derogando la ley de 2009, aprobar una norma que niega la existencia tanto del aragonés como del catalán y condena a estas dos lenguas (ambas con un importante legado literario y con un interesante presente creativo) a la invisibilidad y a medio plazo a su desaparición.

Por ello, los firmantes de este manifiesto, miembros de la comunidad científica, muestran su apoyo al reconocimiento expreso del aragonés y el catalán hablado en Aragón, así como de los derechos de sus hablantes, para un desarrollo público normal de ambas lenguas, en aplicación de la legalidad internacional en esta materia y en igualdad de condiciones con el resto de las lenguas de España, Europa y el mundo.
Información conocida gracias a un usuario de Twitter

6 comentarios:

Lola MU dijo...

El partido gobernante pretende suprimir todo lo que no le gusta o no le interesa; así estamos funcionando y así nos va, en Aragón y en el resto de España.
Un abrazo, querida María Eugenia.

María Eugenia Mendoza dijo...

Un país está conformado por pueblos diversos, es multicultural, con identidades, tradiciones y compromisos que le dan fuerza y solidez. Si desde el escritorio algunos políticos deciden qué debe respetarse y qué desecharse es un crimen.
Gracias por tu comentario, querida Lola MU, un beso.

Esther dijo...

Te agradezco la difusión que das a esta triste realidad, que pone de manifiesto la prepotencia de los que nos gobiernan, quienes no tienen problema en legislar en contra de la evidencia científica si es preciso, demostrando de paso su profunda ignorancia, o su intención manipuladora.
Un abrazo desde Aragón.

María Eugenia Mendoza dijo...

Querida Esther:
No tienes nada que agradecer. Me enteré por el tuit de un compatriota tuyo. Ojalá las voces virtuales y reales se escuchen y defiendan lo que es suyo y que no les puede ser arrebatado por decreto, elaborado como bien dices por la profunda ignorancia y la desde siempre efectiva estrategia de eliminar signos de identidad tan sólidos como son la lengua y la cultura expresada por ella. Va un solidario abrazo.

sergio astorga dijo...

Mi querida María Eugenia, la realidad nos esta devorando, ese “Ogro filantrópico” que mencionaba Paz, se ha multiplicado y el mundo, convertido en una aldea gracias al internet, y ese ogro, repito, nos devora.
Son tantos frentes abiertos que no alcanzan las manos y las palabras para responder.
Recordemos lo que dice el Maestro León Portilla “un lengua que muere empobrece al mundo”

Abrazos exhaustos.

María Eugenia Mendoza dijo...

Y cada día el mundo es más pobre, querido Sergio, al callar las voces que con todo derecho se levantan para defender lo que es suyo.
Va un abrazo cordial.