lunes, 24 de septiembre de 2012

La imprenta de Gutenberg

Johannes Gutenberg 1400-1468

El amor al libro impreso y el deseo de que viva y conviva con los dispositivos de lectura habidos y por haber, expresado por escritores, editores, impresores, libreros y lectores, va más allá de aferrarse al pasado, a la tradición, a lo seguro, a lo que ha probado durante más de cinco siglos su eficacia como medio de comunicación, como puente entre el pasado, el presente y lo que llamamos futuro (modificable según apliquemos lo aprendido, generalmente basado en libros).

El proceso de producción de libros impresos se ha simplificado de manera sorprendente. Entre las ventajas que la impresión digital ofrece sobresale el ahorro de papel y agua, por sólo mencionar dos recursos valiosos en tiempos de crisis ecológica. Pero quien no esté familiarizado con el mundo de las artes gráficas seguramente se sorprenderá de la revolución que constituyó el invento de la imprenta de tipos móviles.

The machine that made us (La máquina que nos hizo) es un documental para televisión de la BBC, conducido por Stephen Fry, que nos lleva a imaginar y conocer el mundo de Johannes Gutenberg, quien nació en Maguncia (Alemania) entre 1397 y 1404, pero oficialmente se dice que fue en el año 1400, en el seno de la familia Gensfleish (apellido que significa Carne de ganso), pero, como dictan las leyes (entonces desconocidas) del marketing, su padre adoptó el nombre de la casa en donde nació Johannes, es decir: zum Gutenberg (Buena montaña, según la traducción literal) y se lo heredó al hijo que lo hizo famoso. Hay muchas cosas que se ignoran en torno al inventor y su primera imprenta, lo que es innegable es que revolucionó en muchos sentidos la historia con la invención de esa máquina maravillosa, su legado está presente en cada impreso, independientemente de los avances tecnológicos.

Sería deseable que este programa de la BBC despertara la capacidad de asombro de quienes dan todo por sentado. Una hoja de papel parece insignificante para quienes tenemos acceso a ella pero la producción industrial o artesanal de papel obliga a la humildad. Lo mismo sucede con las fuentes. Ahora nos resulta sencillo elegir la fuente con la que escribimos en la computadora sin imaginar lo que significó crear los tipos móviles, montarlos de manera que contenido y forma dieran como resultado, después del proceso de entintado e impresión, la creación de arte al servicio del conocimiento. No en vano a las actividades involucradas con el diseño, edición, impresión y encuadernación se les conoce como artes gráficas, aunque en ocasiones llegan a ser artes "trágicas", cuando después de impreso salta un error.

En fin, deseo larga vida al libro impreso.



5 comentarios:

Candela Vizcaíno dijo...

¡Magnífica entrada María Eugenia! La cultura impresa es una forma de comunicación más... no la única. Soy bibliófila. Amo los libros antiguos y bien impresos y, por supuesto, todo lo bien escrito, pero eso no quita para que vea el potencial educativo de la pantalla.
Un besito desde España.

sergio astorga dijo...

María Eugenia, creo que hay inventos que nos dan humanidad. El libro es uno de ellos. Creo que simplemente por inequidad, perdón por la rudeza del comentario, tendrá larga vida. Y por otra es un objeto bello y deseable.

Larga vida para el libro.

Abrazo foliado.

María Eugenia Mendoza dijo...

Hola Candela:
Gracias por tu visita y tus comentarios.
El programa de la BBC me pareció estupendo porque en todo momento demuestra ese amor al libro, al conocimiento, al ingenio y obstáculos que enfrentan los creadores y a los medios que tenemos a nuestra disposición para comunicarnos.
Cada vez que entro a tu blog me fascino con las obras antiguas y actuales que los amantes del libro siguen produciendo para embellecer la vida de quienes tienen acceso a ellos física o virtualmente.
Un abrazo.

María Eugenia Mendoza dijo...

Querido Sergio:
Creo que el programa de la BBC logra conmigo su propósito, me informó y conmovió la historia y la forma en que la BBC y el equipo de producción abordó este invento que cambió el curso de la historia.
Es cierto que el libro impreso continuará, por lo menos durante varias décadas más, por cuestiones de brecha tecnológica y económica pero también por amor a este bello y adorable objeto.
Va un abrazo virtual.

Anónimo dijo...

Hola María Eugenia:
Este año hemos leído mucho sobre la imprenta, este reportaje lo voy a ver con mi hija, le va a encantar.
Un fuerte abrazo.
Lucía.