domingo, 20 de junio de 2010

Cavar (Digging) de Seamus Heaney

Cuando les pedí a mis hijas que me recomendaran un texto fuerte, hermoso y profundo para dedicar a los padres en su día no dudaron en proponer este poema de Seamus Heaney, escritor irlandés nacido en 1939, Premio Nobel de Literatura1995.

Cavar

Entre mi índice y mi pulgar
la corpulenta pluma descansa, ceñida como un arma.

Bajo mi ventana, un sonido de rascar limpio
cuando la pala se hunde en el suelo de grava:
mi padre, cavando. Miro hacia abajo.

Hasta que entre flores su tensa espalda  
se dobla, se levanta veinte años lejos
inclinándose con ritmo a lo largo de los surcos de papas
donde cavaba.


La bota áspera refugiada en el canto, el mango
hacía firme palanca contra la rodilla.
Desenterraba tallos, encajaba el borde brillante
para remover papas tiernas que recogíamos
disfrutando su dureza fría en nuestras manos.


Por Dios, el viejo sí que sabía manejar una pala.
Tal como su padre.


Mi abuelo cortaba más tepe en un día
que ninguno otro en el pantano de Toner.

Una vez le llevé leche en una botella
con un corcho improvisado de papel. Se enderezó
para beberla y regresó de inmediato
a tajar y cortar con destreza, arrojando terrones
sobre sus hombros, bajando y de nuevo bajando
por el buen tepe. Cavando.


El olor frío de la tierra, el splish y splash
de la turba lodosa y los cortes bruscos del borde
a través de raíces vivas despiertan en mi cabeza.
Pero no tengo pala para seguir a hombres como ellos.


Entre mi índice y mi pulgar
la corpulenta pluma descansa.
Cavaré con ella.

(De Muerte de un Naturalista, 1966)
Traducción: Hipatia Argüero

Digging

Between my finger and my thumb
The squat pen rests; as snug as a gun.

Under my window a clean rasping sound
When the spade sinks into gravelly ground:
My father, digging. I look down

Till his straining rump among the flowerbeds
Bends low, comes up twenty years away
Stooping in rhythm through potato drills
Where he was digging.

The coarse boot nestled on the lug, the shaft
Against the inside knee was levered firmly.
He rooted out tall tops, buried the bright edge deep
To scatter new potatoes that we picked
Loving their cool hardness in our hands.

By God, the old man could handle a spade,
Just like his old man.

My grandfather could cut more turf in a day
Than any other man on Toner's bog.
Once I carried him milk in a bottle
Corked sloppily with paper. He straightened up
To drink it, then fell to right away
Nicking and slicing neatly, heaving sods
Over his shoulder, digging down and down
For the good turf. Digging.

The cold smell of potato mold, the squelch and slap
Of soggy peat, the curt cuts of an edge
Through living roots awaken in my head.
But I've no spade to follow men like them.

Between my finger and my thumb
The squat pen rests.
I'll dig with it. 

From Death of a Naturalist (1966)

2 comentarios:

siempreconhistorias dijo...

¡No conocía el poema y quedo realmente impactada! ¡Gracias a tus hoijas! Y a ti, siempre.

Un abrazo,
Izaskun

María Eugenia Mendoza dijo...

Ahora que Hipatia ha estado traduciendo poemas (para su clase de traducción en la universidad) ha compartido con nosotros verdaderas joyas, como este poema de Heaney.
Lo comparto como un homenaje a nuestros padres, a los padres de nuestros hijos y a todos los padres, quienes tal vez digan poco con palabras pero mucho con acciones.
Vuela un abrazo animoso.