miércoles, 26 de octubre de 2011

Desde la web Molino de Ideas: "La RAE ha perdido el rumbo"

La RAE ha perdido el rumbo

La Real Academia Española de la lengua tiene una profunda crisis de identidad: no sabe sí es una empresa comercial o un ente público que sirve a los hablantes. De lo que no cabe duda es de que está fundamentalmente patrocinada por la sociedad, ya sea por el estado o por diferentes corporaciones públicas y privadas.
Gobernada por las editoriales.
Por una parte se entiende a sí misma como el garante de la “pureza” del español, la que decide lo que está bien y está mal; pero por otra parte está “gobernada” por unas editoriales que aprovechan esta posición para vender la mayor cantidad posible de libros al mayor. Esto hace que no pueda ejercer su labor normativa con independencia. Siempre viene bien un cambio de normas para vender más libros, sobre todo si la información no se deja accesible en la web y hay que pagar para obtenerla.
La gramática y la ortografía.
Además, los libros producidos son caros, muy caros. Para justificar su elevado precio se intenta que tengan el mayor número de páginas para que el precio sea más elevado y se engaña en el lanzamiento de los mismos. La última gramática se vendió como un libro que todos los hablantes deberían tener en sus casas para poder hablar español correctamente y en realidad se trata de una gramática descriptiva que no resuelve ninguna duda a los hablantes sino que sirve de herramienta a los filólogos para profundizar en diversos aspectos del estudio del español.
La última ortografía de 700 páginas frente a las 100 de la anterior, tiene contenidos de fonética que nada tienen que ver con el tema ortográfico. Esto, además, hace que los hablantes tengan la impresión de que el español y su ortografía son terriblemente complejos cuando no es así. Tanto la gramática como la ortografía, si las desarrolla un ente público, deberían estar disponibles en la web gratuitamente y en ediciones de bajo precio.
Por último hay que recordar que estos libros no se publican cuando están listos sino cuando económicamente interesa a las editoriales.


Seguir leyendo en Molino de Ideas

4 comentarios:

Lola MU dijo...

Parece, mi querida María Eugenia, que la tiranía de los famosos "mercados" ha llegado también al mundo de las letras.¿Qué nos quedará por ver? Es deprimente. Estoy por volverme al castellano antiguo.
Muchísimos besos!

María Eugenia Mendoza dijo...

Querida Lola:
Realmente es aterrador el poder de las corporaciones que someten a instituciones que deberían trabajar de manera independiente, gozando del presupuesto estatal, aportado por los impuestos, en su caso, de todos ustedes. Qué forma gangsteril de manejarse amenazando e intimidando a gente que trabaja por la lengua.
Esto puede ser un detonador para que las academias pierdan credibilidad al mostrar de manera tan cínica cuáles son sus verdaderos intereses.
El español o castellano es de nosotros, mantenerlo vivo y fresco es nuestra responsabilidad.
Imagina que alguien quisiera cobrar regalías por el uso de las escalas musicales.
Va un fuerte apapacho.

sergio astorga dijo...

María Eugenia, no sé si entró mi comentario, pero te decía que recibo La palabra del Día del sitio El Castellano.org desde mayo del 2006, por tanto estoy enterado del excelente trabajo de Ricardo Soca.
Ya firme la carta en apoyo.
Es patético. Como bien dices la lengua no es un negocio, es el cuerpo vital del hablante.
Los tiburones no descansan.

Un abrazo con la letra A que de lengua me hecho un taco,
Sergio Astorga.

María Eugenia Mendoza dijo...

Hola Sergio:
Aquí está tu comentario con todas sus letras, todavía sin pagar impuesto por su uso.
La página de Ricardo Soca, Molino de Ideas y muchas otras ya son referencias obligadas para quienes amamos nuestro idioma.
Apenas me enteré del asunto pero como tú ya firmé la carta de apoyo; seguiremos el desarrollo de este penoso asunto, que deseo termine con una disculpa, por lo menos.
Un cariñoso abrazo.