jueves, 15 de diciembre de 2011

Verano. Antología de cuento breve. Serial Estaciones

Verano. Antología de cuento breve, serial Estaciones
BENMA Grupo Editorial
México, 2011

Ayer se presentó el segundo título del serial Estaciones, Verano, editado por las hermanas Elena, Lupita y Susana Arroyo o lo que es lo mismo BENMA Grupo Editorial.

Esta antología de cuento breve ha reunido a 41 autores que han tejido historias de veranos que saben a mar, a deseo, a nostalgia, a amor pero también a dolor, muerte y redención.

Como es costumbre de este nuevo grupo editorial que ya cuenta con gran aceptación tanto de autores como de libreros, las editoras estaban felices por presentar su segunda antología y por contar con celebridades entre sus autores e invitados, entre ellos mi querida amiga Mónica Pavón, el señor Carlos Bracho y el escritor Ciprián Cabrera Jasso, recientemente electo miembro de la Academia Mexicana de la Lengua. Las presentadoras en esta ocasión fueron las maestras Maricarmen Villasana y Dina Padilla, ambas académicas y artistas, quienes hicieron un recorrido por la obra, ofreciendo la lectura de fragmentos que ilustraban la calidad narrativa y el manejo de la palabra poética de varios autores. La música estuvo a cargo del joven cantante Daniel Soto. Durante las dos horas que duró el evento una docena de autores leyeron sus relatos, historias que evocaron en los asistentes emociones y sensaciones diversas que lo mismo se desarrollaban en escenarios idílicos con el mar bajo los rayos del sol y con la sal impregnando la piel; cotidianos, como la Alameda Central de la ciudad de México, el verano eterno de Montecristo; la terrible soledad a la salida de una maquiladora en Ciudad Juárez...

Dicen las editoras en el prólogo:


El Serial Estaciones se viste de gala con este singular Verano. En sus páginas transcurren personajes reales e imaginarios; reales, pues la realidad individual de cada autor propone su propia visión del mundo en cada cuento y en él se ha volcado en un profundo proceso de creación y se ha encontrado con una suerte de fe mística que lo ha empujado a una íntima verdad. Los imaginarios van desde el propio pensamiento, la configuración de seres cuya vida les ha sido dada por la pluma de su creador y en forma de prosopopeya se ha hecho hablar, pensar y sentir a flores, hadas, agua y en suma objetos originalmente inanimados o no humanizados que discurren, sufren, gozan y piensan.

Comparto con los lectores de esta Aldea el siguiente fragmento de "Un asunto de verano", de Guillermina Monroy, quien se presenta con las siguientes palabras: "De poeta, música y loca tuve una buena parte de mi vida, ahora soy una pequeña maestra en una escuela rural. Escribo y hago música solo en casos de emergencia. Pero me gustaría hacerlo más seguido. Esa soy yo y nada más". Estas palabras revelan la grandeza de Guillermina, quien, cabe mencionar, es una virtuosa del clavecín.


Estoy sola dentro de esta ciudad tan grande. No quiero estar aquí, quiero escapar, como el poeta que yace en el cuarto sombrío del hospital cárcel. Pienso en él. Cómo fue cayendo en el precipicio de la locura. Hasta engullir la carne que él mismo destrozó. Pienso en mí, en mi poesía trunca. Este varano me arde, me desconsuela. Quiero desgarrarme en un grito y escribir, escribir, escribir.

Mi contribución a esta antología es con el relato "Catarsis".

Felicidades a todos los autores y a las editoras. Ya vamos a la mitad de este serial Estaciones, las hojas del otoño y el frío del invierno aguardan para convertirse en historias.


2 comentarios:

sergio astorga dijo...

María Eugenia, aunque se diga que una antología no hace verano, en este caso parece que se prolonga la estación gracias a la literatura.

Buena suerte a los antólogos y a los antologados.

Abrazo compilado.
Sergio Astorga

María Eugenia Mendoza dijo...

Muchas gracias, querido Sergio, ojalá este Verano que vio la luz en otoño, rozando el invierno, haga muy felices a autores y lectores.
Un soleado abrazo.