miércoles, 4 de abril de 2012

El libro del futuro

No resistí la tentación de traer este cartón publicado en Trama Editorial

3 comentarios:

Myriam Mahiques dijo...

Muy bueno el chiste, me hiciste acordar, hace un tiempo en el supermercado se ofrecían varios clásicos, preciosos, con una encuadernación que parecía de cuero con letras de oro. No resistí acercarme y preguntarme qué harían esos libros en el super, pero eran cajas, vacías,de madera, dispuestas verticalmente. Podías guardar cosas adentro y simular tener una maravillosa biblioteca. Increíble, pero real. Un beso,

Myriam Mahiques dijo...

Eugenia, he entrado en el link del escritor, y, si bien es inaceptable el supuesto ¨olvido¨ de las comillas, eso no implica plagio. Porque plagio, cómo Alatriste explica es con intención de dolo, de robo, es copia directa pero desde mi punto de vista entra en juego también la idea principal del texto. Omitir comillas no sería -creo yo- un plagio, sino una omisión ABSURDA para quien conoce tanto de letras y se hace merecedor de un premio. Entiendo que el caso del ex presidente húngaro es mucho más grave.... Pero sí correspondía no aceptar el premio.
Gracias por compartir el link! Un beso,

María Eugenia Mendoza dijo...

Hola Myriam:
El libro de papel, condenado a desaparecer desde hace ya varios años, sigue en pie de lucha como fuente de conocimiento y hasta como decoración, porque de veras que las casas se ven diferentes cuando también están habitadas por libros. Esas cajas vacías seguramente se usan en casas de nuevos ricos y como utilería en series de televisión y películas.
Va un abrazo de papel.