lunes, 5 de julio de 2010

Librería de Mujeres, en Santa Cruz de Tenerife, abre sus puertas

Izaskun Legarza, "maestra de poco y aprendiz de lo que se puede", según describe su profesión en el perfil del blog Siempre con historias, está a punto de hacer realidad uno de los muchos sueños que crea esta mujer insomne, toda vitalidad, toda palabra, toda humana. Este 6 de julio abrirá las puertas de su Librería de Mujeres.

Qué ganas de estar por allá y compartir la experiencia de una inauguración que se antoja única, lástima que un enorme océano y algunas otros pequeños detalles constituyan una barrera, temporal, espero, porque el evento de este seis de julio será el inicio de un espacio que llegó para permanecer por mucho tiempo y crecer con ella y sus lectores. Tengo la ilusión de que algún día recorreré los estantes en busca de libros que sólo ahí podré encontrar.

En el momento en que escribo estas líneas Izaskun debe estar atendiendo los penúltimos detalles. Imagino un poco el caos del último momento, el olor a nuevo  del mobiliario que se combina con el perfume de los libros, casi puedo ver las copas y las botellas de vino que serán descorchadas poco después de las ocho de la noche, cuando rodeada de su familia, amigos y quienes se hayan dejado seducir por la invitación firmada por Izaskun y Cristina Eekman, la Librería de Mujeres, en Sabino Berthelot 42, en Santa Cruz de Tenerife, ilumine no sólo la calle sino la isla entera y todos levanten sus copas para brindar por ellas y este nuevo espacio cultural.

Un abrazo para ti, querida Izaskun, y para todas las personas que te han acompañado en los preparativos. Brindo desde la Ciudad de México por el éxito de esta empresa.

 

4 comentarios:

sergio astorga dijo...

Estaremos virtuales deseando que floresca la libreria.
Un abrazo compaginado.
Sergio Astorga

María Eugenia Mendoza dijo...

Querido Sergio:
Ahí estaremos virtualmente. Y como lo expreso en la nota, ojalá algún día pueda ser en carne y hueso.
Va un abrazo jubiloso.

siempreconhistorias dijo...

Querida María Eugenia. Llego a casa a toda prisa, abro los Antojos y me veo festejado, miro hacia la aldea y me encuentro este precioso regalo. las copas están, y los vinos. Faltan libros por llegar que no estarán hoy pero sí mañana, o pasado. Las piernas pesadas, el estómago descompuesto, el cansancio reflejado en la cara. Y todo el agradecimiento avergonzado de contar con tan tan tan queridos y buenos amigos como ustedes. Desde luego recorrerás estos estantes, porque ya estás en ellos.
Un beso muy muy fuerte, relleno de nervios.
Gracias.

María Eugenia Mendoza dijo...

Queridísima Izaskun:
Mira que todavía detenerte a contestar, eso habla muy bien de ti.
A esta hora en que estarán cortando el listón de apertura mis mejores deseos están contigo.
Ya veremos las fotos en donde aparecerás guapa y relajada.
Miles de millones de abrazos.