lunes, 12 de julio de 2010

Oportunismo. Cuento

 
Oportunismo


© Por María Eugenia Mendoza 


Todas las mañanas a las cinco en punto inicia la subasta de pescados y mariscos. Gente de remotas ciudades, principalmente gerentes de compras de las cadenas de supermercados, de los más prestigiados hoteles y restaurantes, arriban para hacerse de las mejores piezas recién capturadas en las ricas aguas de los siete mares.

Los compradores llegan entre media hora y quince minutos antes de que inicie la actividad. Se conocen, se saludan amablemente mientras beben café. Cualquiera diría que la atmósfera es amigable. Sin embargo, antes de que inicie la puja, justo al escucharse la campanada para presentar las primeras piezas, los compradores se transforman. Despojados de buenos modales y haciendo alarde de un vocabulario limitado a quince maldiciones sale a relucir su ser más íntimo. Miradas ambiciosas, calculadoras han sustituido a las sonrientes de unos segundos atrás. Gritos, manos que se agitan, codazos, gestos de satisfacción o frustración se suceden. La frenética rebatinga parece interminable pero como la mercancía no lo es en unos minutos la gente se aleja y deja atrás el ceño fruncido para dar paso nuevamente a la sonrisa discreta, a la inclinación de cabeza a manera de despedida.

Esa mañana los acontecimientos se repetían como en un cuento circular en el que no hay lugar para variaciones, pero he aquí que un personaje insignificante, de ésos que, como en la vida real, parecen existir para la única función de formar parte del paisaje, acaparó los pulpos.
Nadie daba crédito a lo que presenciaba. El hombrecillo, mimetizado con el uniforme de los trabajadores y calzando unas botas que se veía a leguas que le quedaban enormes, no escatimó ni un céntimo en el precio de la codiciada mercancía, que se había elevado a niveles inusitados debido al interés que tenía el dueño de la cadena de restaurantes "El jardín del pulpo" de llevarse los últimos ejemplares buenos de la temporada. El hombrecillo insignificante no cedió ni uno de los cefalópodos, por más que el empresario le suplicó que le dejara al menos una cuarta parte de ellos.

El enorme estanque en el que sobresalían los asustados ojos pegados a las enormes cabezas fue conducido a un trailer estacionado en el punto más lejano del mercado. Los hábiles cargadores lo engancharon a la grúa y con la dirección del hombrecillo hicieron el vaciado de la valiosa carga en un estanque que ocupaba prácticamente toda la caja del vehículo. Con más espacio, los moluscos extendían sus tentáculos y buscaban el mejor lugar. Uno de ellos se posó sobre un cubo pintado con los colores del partido en el poder, ignorando otros de diferentes colores. El hombrecillo no pudo ocultar una sonrisa.

–¿Qué van a hacer con estos cabezones? –preguntó curioso uno de los cargadores.

–No sé, yo sólo me encargo de las compras estratégicas.

–Mira, ése se parece a Paul –dijo otro–, señalando al que estaba encima del cubo.

–Pero, ¿en dónde los va a entregar? –insistió el primero.

–En la presidencia... –se arrepintió de haber respondido, no por otra cosa, sino porque generalmente no hablaba con gente como ésa.

–¿A poco van a ofrecer un gran banquete?

–No, es que va a haber elecciones –respondió el chofer.

El hombrecillo echó una mirada gélida al chofer. De mala gana ayudó a cerrar y asegurar las puertas y se subió en el asiento del copiloto. No volvió a mirar a los cargadores, quienes se alejaban del lugar empujándose, diciéndose groserías y seguramente sin haber prestado atención a las palabras del chofer.


8 comentarios:

sergio astorga dijo...

María Eugenia, ironía limpia y expedita. El poder, llámese político o religioso, busca aprovechar (oportunismo) las símbolos mas extravagantes con tal de lograr el control.
Me ha gustado mucho, poco a poco voy conociendo tus maneras de contar.

Abrazo "empulpado".
Sergio Astorga

Carlota Bloom dijo...

Muy bueno, Mª Eugenia, me ha encantado.

sergio astorga dijo...

María Eugenia, ironía limpia y expedita. El poder, llámese político o religioso, busca aprovechar (oportunismo) las símbolos mas extravagantes con tal de lograr el control.
Me ha gustado poco a poco voy conociendo tus maneras de contar.

Abrazo "empulpado".
Sergio Astorga

María Eugenia Mendoza dijo...

Querido Sergio:
No dejè de ser oportunista al traer a Paul a esta Aldea, un poco con la idea de jugar pero tambièn adelantàndome un poco a lo que se les pueda ocurrir a quienes no sepan a quièn recurrir para obtener respuestas en torno a asuntos que sòlo afectan a màs de cien millones de mexicanos.
Va un abrazo oportuno y agradecido por tu visita y tus palabras.

María Eugenia Mendoza dijo...

Querida Carlota:
Gracias por decir que te ha encantado. Cuando vi que a Paul tambièn le entregaron la Copa, bien ganada por el equipo español, no quise dejar pasar la oportunidad de jugar con la idea de un pulpo ùnico y hasta simpàtico. ¿Se darà el fenòmeno de armas oràculos acuàticos con màs pulpos? Habrà que esperar.
Te mando un abrazo. Que sigas disfrutando el verano.

María Eugenia Mendoza dijo...

Carlota:
Quise decir armar y he escrito armas. Disculpa, cuando me di cuenta ya habìa publicado la errata. Va otro abrazo.

siempreconhistorias dijo...

Me encantó el cuentito, María Eugenia querida. Veo clarito al hombrecillo y al camión contenedor gracias a tus descripciones. No tengo fichada la cara del pulpo pero se me presenta como una buena excusa para políticos y en esta subasta que es la vida me gusta pujar por tus relatos.
Un beso fuerte.

María Eugenia Mendoza dijo...

Querida Izaskun:
Muchas gracias por tu lectura y tus palabras. Necesitaba publicar algo antes de mi cumple, què bueno que te haya gustado. Esos hombrecillos son de dar miedo. Ojalà ya dejen en paz al pobre Paul, que no lleguen de verdad los dirigentes de partidos polìticos a molestarlo en la profundidad de su estanque.
¿Còmo va la Librerìa de Mujeres a una semana de su apertura? Deseo que mucho mejor de lo que habìas calculado. Ya platicaremos, ¿verdad?
Va un muy cariñoso abrazo desde el puerto de Acapulco, en donde paso unos dìas, lluviosos pero frente al mar.